domingo, 25 de noviembre de 2007

TRISTEZA, VIDA Y MENTIRA

La tristeza no se aloja en el corazón; sólo en momento de su llegada es cuando este la percibe, pues, escondida bajo las ropas de la desdicha es como siempre se filtra en la cama de sus víctimas y se aposenta a la altura de la nariz para asfixiarlas con su peste.
Pero su presencia resulta volátil como el hedor de la mortecina que, molesto y duradero, termina por marcharse. Mas la tristeza no conoce de olores corpóreos porque cuerpo no tiene y no sabe de olvido porque las pieles poseídas siempre se aferran a ella para, por lo menos, vivir de la desgracia.

Tristeza y vida. Relación interminable en los escenarios virtuales de los simios lampiños y los estadios del pensamiento. Nadie por insensato que sea escapa a la prueba de que es real lo que se camina o que, al menos, ese camino está recreado, por una demencia insoportable y falsa que acude a la verosimilitud de las imágenes cotidianas.

Ruptura de la cotidianidad, embelesada y alegre como los imbéciles de los primeros mundos y los que los admiran como si fuesen magia, es lo que busca el sufrimiento propio, que, aun teniendo de barrera lo metálico, logra inmiscuirse en el tejido más sensible de la psiquis y hace resistencia a la gran mentira.

Y es que no es bien recibido quien se queja de las realidades humanas. Se juzga a quien por falta de creencia aún no está embobado por las religiones y los tecnicismos armónicos del capitalismo. Y es que quién sé es para no aludir al Señor o a los designios imaginarios del destino humano. Y es que quién se ha pensado quien prescinde de los bastiones comunes para seguir la ruta individual de la melancolía acogedora y sensata.
El menosprecio y la exclusión de los rostros enrojecidos no son más que el gemido de la envidia. Envidia impregnada en las paredes húmedas del encierro de la tristeza que poseen los insensibles, quienes iracundos señalan a quien acepta la vida sin vestido ni adornos de oro ni comida de conserva.

2 comentarios:

Andrés Bastardo Grenouille dijo...

Como si la verdad no valiera por si misma, el cinismo de cristo pide mentira, la pide a gritos y le teme irracionalmente a la justa melancolía.

Pero somos seres iluminados y la verdad nos acobija, la muerte camina al lado nuestro y la sobrestimada vida se niega ante nuestros ojos.

José María Souza Costa dijo...



Invitación - español
Soy brasileño.
Pasei acá leendo , y visitando su blog.
También tengo un, sólo que mucho más simple.
Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
para ti, un abrazo desde Brasil.
www.josemariacosta.com


Who want to be me?

No hay personalidad ni persona, no hay ganas, no hay nada qué hacer, no hay pose ni por qué mentir. No quiero ser y tampoco podría si quisiera.